El alfabeto numérico de Bach

En 1947 el teólogo y musicólogo Friedric Smend (1803-1980) publicó el primero de cuatro estudios en los cuales presenta su teoría del uso del alfabeto numérico de Johann Sebastian Bach. Smend provee evidencias históricas y ejemplos musicales que fundamentan su teoría de que Bach usaba regularmente el orden natural del alfabeto numérico (desde A=1 hasta Z=24: ver Apéndice 1) para incorporar palabras significativas en su música como parte de un esquema compositivo simbólico.

El uso del alfabeto numérico en Bach despierta cierta controversia dado que algunos investigadores sobreestiman el uso de las ideas originales de Smend. Tal es el caso de Kees van Houten y Marinus Kasbergen, en un libro escrito en 1985, según los cuales:

Johann Sebastian Bach nació el 21 de marzo de 1685 (21/3/307 según el calendario Rosacruciano[1]). Murió el 28 de julio de 1750 (28/7/372 según el calendario Rosacruciano). Esto nos conduce a una improbable pero no descabellada conclusión: parece que Bach empleó el epitafio de Christian Rosencreuz [ACRC Hoc Universi Compendium Vivus Mihi Sepulchrum Feci = 544] en la Sinfoniae. [El número total de compases en las 15 Sinfonías a tres voces es 544]. En el Magnificat el epitafio comprende 28+7 y en las últimas tres sonatas para órgano abarca el número 372[2]. En relación a esta inscripción encontramos en un caso 28 7 y en otro caso 372, la fecha y el año de la muerte de Bach según el calendario Rosacruciano. El Magnificat data de 1730 y las sonatas para órgano, probablemente, de 1727. En otras palabras, Bach registra la fecha de su muerte muchísimo antes de su cumplimiento. La mayor parte de los trabajos más importantes de Bach están vinculados a relaciones esotéricas. Esta relación se vuelve más evidente con otros datos relevantes sobre Bach. Un capitulo importante se centra en el número 23,869 (suma total de la vida de Bach)[3].

Se han publicado otros artículos y libros sobre el uso del alfabeto númerico en Bach. Muchos de ellos hacen uso de la teoría de Smend sin percepción crítica. Uno de ellos es el correspondiente a la entrada bajo “Simbolismo numérico” o “Alfabeto numérico” en The New Grove Dictionary of Music and Musicians (1980).

Si se tratase de un hecho probado, la teoría de Smend podría servir como fundamento para el desarrollo de una técnica analítica auténtica, haciendo uso de las ideas de los siglos XVII y XVIII para iluminar la música del XVIII. Esto facilitaría conocer la técnica compositiva de Bach así como sus intenciones en la creación. Además si pudiésemos confirmar el uso de estas prácticas en los contemporáneos a Bach, sería un enriquecimiento superior. Es por ello que debemos, en primer lugar, cuestionar las teorías de Smend. Algunos musicólogos han refrescado las ideas de Smend aportando materiales que confirman el interés de Bach en el cabalismo, las matemáticas y los números simbólicos.


[1] El término rosacruz se refiere originalmente a una legendaria orden secreta que habría sido fundada, según la “Fama Fraternitatis” publicada en 1614, por “(…) el Padre Divino y altamente iluminado, nuestro Hermano C.R.” iniciales de Christian Rosenkreuz, supuestamente nacido en 1378.

[2] El texto sobre Sinfoniae y magnificat aparece en las páginas 50 y 54 respectivamente de Kees van houten y Marinus Kasbergen, Bach en het getal (Zutphen, 1985)

[3] Ibid., p.212

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s