El “juicio acertado” en Kodaly

Kodály descubre el potencial de la música folclórica para implicar diferentes niveles educativos y contribuir a crear la idea de nación. Emplear la música folclórica para “hungarizar” a las personas instruidas (vincular a las clases sociales altas y dirigir sus intereses hacia la propia nación) y para educar al pueblo húngaro en su mayoría analfabeto (haciendo uso de las melodías que por naturaleza conocen y dominan para suministrar cultura, para erradicar el analfabetismo musical y eliminar la escasa asistencia a los conciertos).

Cuando en 1905 el Gobierno imperial propuso conceder el derecho al voto a los varones mayores de 24 años que supiesen leer y escribir, sólo el 15,74% de la población quedaba incluida en esta categoría. Entre las minorías el porcentaje era aún menor.

Kodály consideraba la voz como el instrumento principal y el canto (especialmente el canto coral – que aporta disciplina, nobleza y es reflejo de la antigüedad clásica- sin ayuda del piano), la base de toda la actividad musical. La finalidad es hacer cantar al niño de oído y a la vista de la partitura para ampliar a posteriori al reconocimiento de la música culta clásica.

“Si uno tratase de expresar la esencia de la educación en una palabra, sólo podría ser el canto. …. Nuestra época mecanizada nos lleva en un camino que termina con el hombre viéndose a sí mismo como una máquina, sólo el espíritu del canto puede salvarnos de este destino. …. Nuestra firme convicción es que la humanidad vivirá más feliz cuando haya aprendido a vivir con la música de forma digna. El que trabaja para promover tal fin, de un modo u otro, no vive en vano”. (1966)

“Se debe enseñar música y canto en la escuela de tal manera que no sea una tortura, sino una alegría para el alumno; inculcar en él, una sed de música más fin, una sed que durará para toda la vida. La música no debe ser abordada desde su lado intelectual, racional, ni debe ser transmitida al niño como un sistema de símbolos algebraicos, o como la escritura secreta de una lengua con la que no tiene conexión. La forma debe ser pavimentada para una intuición directa. A menudo, una experiencia única, abrirá el alma joven a la música para toda la vida. Esta experiencia no puede dejarse al azar, sino que es el deber de la escuela proporcionarla”. (1929)

Los elementos constitutivos de su trabajo son:

–       el folclore húngaro,

–       el sistema pentatónico,

–       el oído y el solfeo relativo,

–       las sílabas métricas y

–       la práctica de la fononimia.

“Hoy en día ya no es necesario explicar por qué es mejor empezar enseñando música a los niños pequeños a través de melodías pentatónicas: en primer lugar, es más fácil cantar a tono sin tener que utilizar semitonos (medios pasos), en segundo lugar, el pensamiento musical y las capacidad de sonar las notas pueden desarrollar mejor usando melodías que emplean saltos en vez de melodías paso a paso sobre la base de la escala diatónica de uso frecuente por los profesores”. (1947)

“Debemos leer música de la misma manera que un adulto educado lee un libro: en silencio, imaginando el sonido”.

Kodaly no solamente emplea el “juicio acertado” para cumplir el objetivo de erradicar el analfabetismo, sino que también emplea la “creatividad de la experiencia” pues conoce ejemplos previos del éxito de sus ideas.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s